Divorcio y algo màs... página personal de María Dolores Durá

Divorcio y algo más...



De príncipe azul a sapo...

En la actualidad las parejas han dejado de visitar el registro civil, dejado de mostrar con orgullo esas libretas rojas, que representaban la unió permanente de dos almas en el mundo y todo el romanticismo que giraba en torno al casamiento, la novia, los anillos se han desvanecido en el aire. Pero que pasó con el mito de la pareja perfecta, el alma gemela, ya es muy raro ver que una pareja llegué a cumplir más de 5 años, y sigan sin la más mínima intención del divorcio.

El sueño de la heroína, casarse de blanco con un príncipe azul, pero que pasa si se daría cuenta, después del segundo o tercer año de casada, que su príncipe, en realidad era un sapo? Fiona piloteó muy bien ese temita, solo porque entre ella y Shreck existía un verdadero amor, pero que pasa cuando se termina el amor en una pareja? Que pasa con los hijos de la pareja?

Primero empecemos mencionando el significado de divorcio, es una figura legal, que implica una disolución, a efectos civiles, del matrimonio, tanto canónico como civil.

Las parejas se casan menos, aumentan los concubinatos, las “parejas modernas”, el “y después vemos si nos casaremos algún día o no…”. Las estadísticas señalan que entre un 40% y 50% de los matrimonios terminan en divorcio; cuatro de cada diez niños nacidos entre 1980 y 1990 vivieron en una familia monoparental.

Después de la aprobación de la ley de divorcio en Argentina en 1987, el porcentaje de mujeres que viven en uniones de hecho. aumentó en forma importante llegando en 1991 al 10,4% y, contrariamente a lo pensado, los matrimonios no aumentaron.

Un abogado judío de gran prudencia y sensatez, en un debate televisivo hace algunos años, cuando iba a implantarse la ley de divorcio en nuestro país, decía: "Nosotros los judíos, hace miles de años que tenemos el divorcio no sólo en nuestras leyes sino en nuestra propia religión. Pero no es nuestra costumbre divorciarnos, no es un recurso al que los matrimonios judíos suelan acudir. Tenemos la ley, pero es totalmente excepcional que recurramos a ella."

La institución del divorcio ha aparecido a lo largo de la Historia bajo formas muy diversas, si bien no todas las culturas lo han admitido, ya sea por motivos de índole religiosa o por razones económicas, políticas o sociales. Con carácter general, el matrimonio no era indisoluble en las sociedades primitivas, y la iniciativa para su ruptura correspondía al hombre.

Causales

Son múltiples las causas de las cuales hacen depender los distintos ordenamientos la concesión del divorcio, así como las circunstancias y requisitos que deben concurrir para su apreciación, aunque puede hacerse una enumeración de las más importantes:

Mutuo disenso. Supone el consentimiento de ambos cónyuges en poner fin al vínculo matrimonial, y es generalmente reconocido como causa de divorcio, aunque en algunos sistemas se exige, además de su concurrencia, el cese efectivo de la convivencia durante un cierto período de tiempo. Aún no siendo reconocida explícitamente, puede encontrar cabida de forma tácita si los cónyuges se ponen de acuerdo en simular la concurrencia de otra causa recogida en el texto legal, con lo cual, si no se produce una comprobación exhaustiva de la veracidad de lo alegado, el divorcio será por mutuo disenso.

Adulterio. Es una de las causas más frecuentes de divorcio y está recogida de forma muy variada en las diversas legislaciones: la mayor parte de ellas no hacen ninguna distinción entre el adulterio del marido y el de la mujer, que sí es considerado de forma diferente en sistemas de corte discriminatorio, en los cuales se exigen condiciones especiales para reconocer como causa de divorcio la infidelidad conyugal del marido. Por regla general, para admitirla es necesario que el cónyuge del adúltero consienta su actitud, así como que ejercite la acción en el plazo legalmente previsto.

Bigamia. Es la celebración de un nuevo matrimonio cuando aún subsiste un vínculo anterior, y faculta al primer cónyuge para solicitar el divorcio (en varios países se admite esta causa aún en el caso de que no se haya llegado a verificar el segundo matrimonio). Está considerada en algunos ordenamientos como ilícito penal, así como causa de nulidad del segundo matrimonio.

Delito de un cónyuge contra otro. Dentro de este concepto se incluyen varias causas, la mayor parte de ellas reconducibles a la idea de atentado contra el otro cónyuge. Lo más usual es recoger como causa de divorcio el intento de acabar con la vida de aquél, aunque en ocasiones también lo es el atentar contra sus bienes. Dentro de este tipo de causas se incluyen otras, como las injurias graves o el abandono injustificado del hogar durante el tiempo legalmente previsto.

Enfermedad física o mental. Esta causa es inusual en las legislaciones más modernas, y está referida normalmente a enfermedades incurables, crónicas o contagiosas, de tipo sexual o mental. Su amplitud dependerá de la mayor o menor precisión del texto legal a la hora de definir las mismas, pues, en caso de existir ambigüedad, podría aceptarse como causa por parte del órgano jurisdiccional cualquier tipo de alteración que pueda incluirse en las categorías antes vistas.

Condena penal. Esta causa se da en caso de condena de uno de los cónyuges en virtud de sentencia judicial recaída en un proceso penal. Usualmente, se requiere que sea impuesta después de haberse contraído matrimonio, y que el tiempo de duración de aquélla sea lo suficientemente largo como para interrumpir la convivencia matrimonial de forma que implique su ruptura definitiva. Ha de ser solicitada por el otro cónyuge.

Violación de los deberes inherentes al matrimonio. Hay numerosas causas de este tipo, todas ellas relativas al incumplimiento de las obligaciones que impone el vínculo matrimonial. Son definidas de muy diversa manera por las distintas legislaciones: adicción al juego, en caso de poner en peligro el patrimonio familiar; delincuencia habitual de uno de los cónyuges; no prestar alimentos y cuidados a los hijos o el otro cónyuge; incitación a la prostitución; declaración legal de ausencia del cónyuge, etc.

página personal de María Dolores Durá

Los hijosdel divorcio



-Que papá y mamá vuelvan a quererse!- fue el deseo secreto de cumpleaños de Victoria, una nena de 5 años que está pasando por el transe del divorcio de sus padres.

Los llamados hijos del divorcio proviene de parejas sentimentalmente rotas, ya que antes del divorcio existe un paso previo, que es la separación. En estos tiempos, aproximadamente uno de cada tres matrimonios termina en divorcio y la mayoría de las parejas divorciadas tienen niños.

Los padres que se están divorciando a menudo se preocupan acerca del efecto que el divorcio tendrá en sus hijos.

Se pueden enumerar características comunes entre los chicos que pescan pasando o pasaron ese trauma, como por ejemplo: tienen problemas emocionales: dificultad en las relaciones personales, baja autoestima, problemas de actitudes, falta de madurez, etc. Mienten con frecuencia, tienen bajo rendimiento, niegan su responsabilidad ante sus actos y presentan dificultan de concentración. Y además se hacen resistentes a las terapias tradicionales para curar estas dificultades. Presentan menor nivel educacional y, por lo tanto, menores niveles de empleo y de ingresos a futuro. Hay, en algunos casos, mayor promiscuidad sexual, aumento de embarazos y/o abortos en adolescentes. Menor estabilidad en sus relaciones de pareja: se divorcian más u optan por no casarse. Tienen mayor riesgo de caer en adicciones como el consumo de alcohol y drogas; adopción de conductas de riesgo (violencia, conducir a alta velocidad, deportes o pasatiempos peligrosos, amistades violentas, etc.).

Una investigación que fue llevada a cabo por el "Family Education Trust" en Gran Bretaña, entre un grupo de 2.250 niños de 13 a 15 años de edad, demuestra que cuando hay rupturas en la familia los niños se sienten rechazados y buscan en otras partes el amor y la estabilidad. Entonces, creen que pueden encontrar lo que les falta a través del sexo, si bien la mayoría, especialmente las niñas, sufren mucho después por lo que han hecho.

Los hijos de divorciados tienen un índice mayor de fracaso escolar: de ellos, la mitad de las chicas y un tercio de los chicos no terminan la enseñanza secundaria. Acceden a la universidad en una proporción que es la mitad de la registrada en los otros. El porcentaje de los que cohabitan antes de los 21 años es 4,5 veces mayor, así como el de los que se divorcian.

Todo eso es consecuencia de las dificultades psicológicas que el divorcio causa en los hijos. Sale perjudicada la confianza que tienen en sí mismos. Entre otros factores, a esto contribuye particularmente la ausencia del padre, al que los hijos dejan casi por completo de ver en la mitad de los casos. Desde el punto de vista de las secuelas psicológicas, para un niño el divorcio de los padres es más perjudicial que quedar huérfano.

Las consecuencias del divorcio son más graves en las chicas. Por edades, sufren más quienes ven separarse a los padres cuando tienen 12-15 años, seguidos de los que experimentan la ruptura antes de los 6 años.

Estas consecuencias, no solo se ven en la etapa de la niñez, sino que dejan secuelas que hasta marcan la vida entera de los hijos del divorcio.

página personal de María Dolores Durá

Con un toque de humor...



Historia de un divorcio

Está comprobado que el mayor porcentaje de los divorcios que se producen en el mundo son ocasionados por la desidia hogareña de los maridos.

En la casa, un marido, NUNCA va a cambiar las lamparitas, aceitar las puertas, arreglar los enchufes, las ventanas.

Un ejemplo son las goteras, cuando uno intenta dormir, parece que se incrementa el ruido que hacen transformándose en una tortura china ese TAC, TAC, TAC, TAC, TAC, te va matando de a poquito, luego de sufrir ese por 3 condenadas horas, decidís levantarte, y hacer callar la gotera, aclaro, no la arreglas, sino que buscas la forma de no arreglarla y que no haga más ruido; te levantas malhumorado, agarrás una media y la anudas, probas a ver si escuchas algún ruido, y ¡¡¡NO!!! Festejas, decís, JA JA JA, NO HAY NADIE QUE ME SUPERE; JAJAJA!!!.

Al cabo de 1 hora, cuando la media se empapa completamente, comienza nuevamente a hacer ruido, solo que esta vez es acompañado por un eco acompasado, CLAP, CLEP, CLAP, CLEP, CLAP, CLEP, seguís tratando de dormir, hasta que te dormís, haciendo caso omiso a los ruidos producidos por esa maldita canilla, te dormís, si pero a las 5:30, y te tenes que levantar a las 6:30, ja no podes dormir nada.

Otro ejemplo: la luz del pasillo, clásico pasillo oscuro y tenebroso, que dios sabe que se agazapa en esa grieta desolada de la casa, siempre esté quemada o rota; y uno es como que ya pasa de memoria y lo único que queda del recuerdo de cuando funcionaba, es la costumbre de accionar la perilla desde antes de pasar, siendo indiferente si funciona o no. Esa lamparita que está rota hace 24 años más o menos y nadie la arregla.

Cuando uno pasa por ahí, siente que pisa cosas, percibe un leve susurro, pero no sabe lo que es. Algo así como el fondo del lago Ness, un completo misterio.

Eso es hasta que un día el clásico cuñado, o en el peor de los casos el vecino lamebotas, que se quiere comprar a las mujeres ajenas y que les gusta quedar bien, hacen algo inesperado, usan la táctica de arreglar las cosas. Vos, que sos un asalariado normal (en este momento, solo por tener trabajo ya sos un iluminado), común, ordinario, siempre le decís a tu esposa “mañana a la siesta arreglo la lamparita, no te quejes”, y la rematas murmurando “no se para que dios te dio manos a vos, si tanto te molesta hacelo vos”...

Resulta que ese día, todo marchó mal para vos, no pudiste dormir por culpa de una maldita gotera; pinchaste una goma del auto, la cual como de costumbre no tenias la de repuesto; llegaste tarde al laburo, te atrasaste con la entrega del trabajo, y así una seguidilla de cosas malas. Cuando estas en tu casa, abrís la puerta y vas dejando un rastro de ropa, vas directamente al baño, a darte una ducha “relajadora”, como vos le decís. Salís envuelto en la toalla, y tenes que pasar por el tenebroso túnel del destino, cuando por costumbre accionas la perilla de la luz. Ahí, en ese momento se produce el shock, ves restos de comida, que dicho sea de paso no la juntaste nunca; ves cosas que pensabas que habías perdido, hasta ves una algo, un montón de pelos que se mueve, parecido a Golum, y gritas y salís corriendo despavorido, tu esposa viene al momento, y te calma, al cabo de unos minutos luego de deliberar que era esa cosa peluda, vos traes una escopeta para eliminar al animal, tu esposa se interpone entre el animal y vos, con un grito propio de un culebrón colombiano te dice: ¡¡¡¡¡¡¡¡No lo mates, es tu hermano Roberto!!!!!!!! ¿No te acordas de él, se perdió hace 24 años, vos lo reconoces, luego de observarlo atentamente durante minutos.

Seguimos con los ejemplos clásicos hogareños de desastres; Las alacenas. Su funcionamiento es una cosa extraña, ajena a vos, cuando la tratas de abrir para cubrir tus necesidades básicas, nunca podes, por más que hagas fuerza, no sabes por que, pero parece que nunca quieren que vos te alimentes, parece que a ese endemoniado mueble disfruta cuando te ve tratando inútilmente debatirte a duelo. Y jactándose de tu ignorancia, mediante ese maldito rechinarte pide solo unas gotitas de un líquido oleoso, llamado aceite

Otro maldito implemento es el asiento del inodoro, no se como se llama, vamos a llamarlo haciendo del inodoro, esa butaca, que cuando te sentas a hacer tus necesidades fisiológicas te acordas que está roto porque te pellizca una nalga, te ha dejado un moretón crónico, y no solo vos, sino que tu mamá, tu esposa, tus hijos, es como un rasgo genético, todos os que van a tu baño lo tienen. Esta lesión puede ser de ayuda alguna vez, si algún miembro de tu familia desaparece, y tenes que levantar una denuncia, cuando te pregunten por algún seña en particular vos decís: “...si, un pellizcón en la nalga derecha, es una marca de mi familia, es más o menos así ... Mirta!!!! Vení y mostrale tu nalga al policía ...”

Los clásicos mantenidos y que juegan el rol de parásitos, los que no les gusta lavar la ropa, y lo peor es que no pueden agarrar la costumbre de, como mínimo, poner la ropa en el canasto para la ropa sucia, es cómico ver los pantalones y remeras, que se podría decir que tienen vida propia, de la mugre que tienen.

En el caso de las medias hay que detenerse, algo clásico es olerlas para saber cuantas puestas más tienen, pero oler medias es un arte, es como dedicarse a catar vinos, pero más arriesgado, con más adrenalina.

Primero, si sos masoquista, te va a encantar, hay que prepararse psicológicamente, mentalizarse, ubicarse en un campo abierto, y si ese campo es de jazmines es mejor, y luego proceder, con mucha tranquilidad, lento, lento y proceder, tratar de hacer este procedimiento en ayunas, ya que las consecuencias pueden ser devastadoras.

Y si te gustan los deportes de riesgo, este es en verdad un deporte extremo, revisar los calzones, situación: no me quedan más, el proceso es similar a la prueba de las medias, solo que esta es más peligrosa, podría llamarse suicida, es el olor de las medias potenciado, está comprobado que han muerto por la inhalación de gases tóxicos.

Ultimo ejemplo, y casi siempre es el marcador de una inminente ruptura, es la gota que derrama el vaso...

Un domingo, para variar ella te hace de comer y a vos te toca lavar los platos.

Para empezar, grave error, vos comes como si se te terminara la comida del mundo, como si fuera la última cena. Vos pensás que dejar de comer es una ofensa para el que cocina, por tal motivo comes, comes, y comes tanto que quedas al final, sentado como una tortuga dada vuelta, lo único que podes hacer es mover las manos, pero no mucho, y tu mujer te dice, “...mi amorcito... yo cociné, vos podes lavar los platos...” y ahí vos pones en práctica esa frase mítica “...después lo hago cariñito...” , ese término se traduce como un “hacelo vos, porque si crees que yo lo voy a hacer estás muy equivocada”. Acaso es ciega!!! Si es así regálale un perro lazarillo, en vez de ese lavarropas automático que te costó tan caro, solo para aliviarle el trabajo de lavarte las camisas. No se da cuenta que no te podes mover, que esta noche vas a tener que dormir sentado, en que carajo piensa esa maldita desalmada, no te deja tranquilo un minuto.

Una noche, tu esposa te espera con un vestido muy sexy. Ella, tu sexy esposa, te espera con una rica y abundante comida...mucho apio, nueces, mariscos, sushi, champaña, y de postre frutillas con crema y chocolate (algo más afrodisíaco no existe), y vos te comes todo, tu parte, y la de ella, para variar, y luego se van a la cama, no quiero especificar las ideas que tiene esa mujer en la cabeza. Después, en un movimiento descuidado se cae sobre el control remoto y enciende la TV, y sabes que paso???????!!!!!!!!???????

Estaban pasando un partido de la liga japonesa, Los Pókemon contra Dragon Ball, no tenes ni idea cuando se jugó ese partido, y menos quienes son los jugadores, que si no fueran por los números en la espalda de la camiseta dirías que son todos iguales; pero ese partido tiene algo que te atrae, me parece que es el solo hecho de no estar con tu mujer. Hay que aclarar que tu mujer no será Claudia Shiffer, pero ante los ojos de los demás, no está tan mal.

Mientras tu esposa se iba despojando poco a poco de su ropa, vos embobado con esa cajita negra, mirando ese partido, cuando derepente plop!!!!! La TV se apaga, ¿que pasó? Te preguntas... buscas el eje del problema y lo encontras, tu esposa en un acto desesperado te desenchufó la tele, “...¡Pero que te crees que sos!!-le gritas- para apagarme la TV justo cuando (ojo, problema!!!no sabes, pero inventas)Yukito Agasaki metió un súper golazo!!! Vos sos después la que se queja porque yo no me intereso por los deportes (debiste pensar otra respuesta porque ahora se viene el descargue)...”

“...Yo quiero que practiques algún deporte, no que te la pases mirando como los demás juegan al fútbol, voley, otros, y no quiero que divagues diciendo “...yo antes de casarme jugaba mejor que ese estúpido ...” porque es mentira, nunca moviste un dedo, ni nunca lo harás, desde que nos casamos no pudiste hacerme “sentir realizada” (esta frase tiene cierta connotación sexual). Nunca te preocupaste por el estado de la casa, si no fuera por mi hermano (o vecino) que siempre viene y me arregla las cosas esta casa se caería de a pedazos, sos un inútil. A caso no te viste al espejo, no te voy a engañar, no te podes ni poner las zapatillas, y vos lo único que sabes hacer no es más que decir “...Como extraño la comida de mi mami, como si estuvieras desnutrido...” y así sigue por horas y horas. Vos te cansas de escucharla, te das cuenta que tan errada no está, como sos de esas personas orgullosas que no reconocen sus errores. Te vas a vivir con tu Mamá, tu hermano, y tu hermana Etelvina.


Este es un relato de un hombre como todos, que decidió tomar el camino fácil de la vida, “Don Divorcio”, mami y hermanos… eso es vida??? Para pensar, no?

te interesaria conocer más historias graciosas sobre divorcios?



por Loly Durà Contáctese conmigo...